Mujeres, Afganistán

Impunidad, huída, matrimonio, maternidad y muerte son los cinco epígrafes con los que se puede resumir la vida de la mayoría de las mujeres afganas. Unas realidades,  retratadas por el fotoperiodista Gervasio Sánchez, que llenarán las paredes de la Sala Sur del Centro Conde Duque hasta el próximo 27 de noviembre.

img_20161019_122004

Este trabajo periodístico, realizado entre 2009 y 2014 en colaboración con la Asociación de Derechos Humanos en Afganistán, muestra el sufrimiento de las mujeres afganas por el sometimiento al régimen talibán durante muchos años, así como por la violencia enraizada en la conservadora sociedad en la que viven. Estas imágenes, de un tremendo valor comunicativo, adquieren una dimensión mayor gracias al texto de la periodista Mónica Bernabé, que explica al visitante por qué tienen lugar las escenas que está contemplando.

Esta combinación de imagen y palabra ayuda a superar el shock cultural y nos muestra las consecuencias sociales que se esconden tras las acciones cotidianas. Así, lo que empieza siendo un matrimonio forzoso se transforma en una joven que huye de su destino y termina en un reformatorio o en otra que cae en las drogas o decide terminar con su vida inmolándose a lo bonzo.

img_20161019_122321
Por suerte, esta no es la única realidad de Afganistán. En esta muestra también es posible contemplar grandes mosaicos con retratos de mujeres que juegan al fútbol, practican el boxeo, son artistas, diputadas o periodistas. Son las mujeres que van a contracorriente, las que luchan para que el cambio constitucional producido tras la caída del régimen talibán no se quede en una mera declaración de intenciones. Todas ellas tienen algo en común: han decidido defenderse de una tradición que las relega a un segundo plano.

img_20161019_122718

Esta exposición pone de manifiesto cómo las mujeres son, al mismo tiempo, las principales víctimas y los motores de cambio de las sociedades, una enseñanza que se puede aplicar a la historia de cualquier país.

Mònica Marhuenda @miramiralls

Anuncios

El desmantelamiento de Calais

Hoy como todos los lunes empieza una nueva semana. Siete días que transcurren entre la rutina y los  momentos de ocio.  Seguramente, la mayoría de la gente en esta Europa civilizada acudirá a sus lugares de trabajo y se limitará a comentar, si no encuentra nada más interesante, que el gobierno francés ha ordenado desmantelar un campo de refugiados al norte del país.

Pero, ¿qué implica esta decisión? ¿Qué pasará con las casi 6.500 personas que vivían en tiendas de plástico esperando cruzar el canal de la Mancha para comenzar una nueva vida  o reunirse con sus familiares? Como ciudadana europea me cuesta entender qué deben sentir en estos momentos, después de haber huido de la guerra cruzando tierras y mares hostiles, para toparse con una Europa que les corta el paso hacia su destino.

cage

Calais era una jungla. Las condiciones, más que precarias.  Sin embargo, los seres humanos que residen en ella, ya por unas pocas horas, mantenían viva la esperanza de conseguir aquello por lo que tanto habían luchado.  Ahora es el turno de Europa. Tendrá que decidir  si permite seguir su camino hacia Reino Unido a los afganos que ansían reunirse con sus familiares. Si se inclina por retenerlos, esperemos que ofrezca una solución mejor que la de vivir en Centros de Acogida y Orientación en territorio francés.

Este viernes visité la exposición de World Press Photo en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. Os invito a que vayáis y observéis las duras realidades que fotoperiodistas de todo el mundo han tenido la valentía de capturar. Estos testimonios muestran a personas que sufren.  Primero padecen los ataques bélicos en sus países de origen y luego las bombas de gas lacrimógeno europeas y los torrentes de agua a presión lanzados por Turquía para alejarlos de sus fronteras.

Lo curioso de esta muestra es que en ella conviven los problemas del tercer y del primer mundo. Frente a la crisis de los refugiados y el terremoto de Nepal pueden verse las consecuencias mortales del abuso sexual en el ejército americano, así como los ataques terroristas  en París .

Sin embargo, nuestras preocupaciones no tienen que impedirnos ver las del resto de la Humanidad. Nosotros también huimos de la guerra, también quisimos reunirnos con nuestros familiares exiliados. Es el momento de hacer memoria y actuar en consecuencia.

Mònica Marhuenda @miramiralls

El Arte de la Guerra

Pido perdón a aquellos que hayan entrado en este WordPress buscando una reseña de la obra escrita hace cientos de años por el general chino Sun Tzu.  Este interesante manual, que inspiró a gobernantes de la talla de Nicolás Maquiavelo o Napoleón Bonaparte, tenía como máxima que  “la mejor victoria es vencer sin combatir”. Un mensaje conciliador e inteligente que va en contra de aquel binomio clásico que ensalzaba la gloria del vencedor y resaltaba la humillación del vencido.

No es posible saber si los monarcas españoles se vieron influidos por las tesis del maestro Tzu, pero lo cierto es que ellos también fueron alejándose de la representación tradicional de la guerra. Esta transformación discursiva es la que ha centrado la primera conferencia del curso El museo del Prado: hitos históricos de sus colecciones, bajo el título La épica de la derrota.

Según Francisco Calvo Serraller, catedrático de Historia del Arte y exdirector del Museo, allá por el siglo XVII, cuando el indestructible Imperio Español empezó a llenarse de grietas, Felipe IV y su valido, el Conde Duque de Olivares, se percataron de que tenían que adoptar un discurso más diplomático. Y lo hicieron, a través de la pintura de Diego de Velázquez.

La rendición de Breda. Fuente: artehistoria.com

La rendición de Breda. Fuente: artehistoria.com

La rendición de Breda, conocida popularmente como Las lanzas, introduce la idea de la magnanimidad del vencedor. En este caso el general de los tercios Ambrosio Spínola abraza al derrotado Justino de Nassau, gobernador de Breda.

Otro salto cualitativo se da con la obra de Los fusilamientos del 3 de mayo, de Francisco de Goya. Calvo Serraller asegura que en ella se conmemora la derrota de la rebelión representada por el pueblo anónimo, que sufre y suplica clemencia con los brazos en cruz.

Los fusilamientos del 3 de mayo. Fuente: museodelprado.es

Los fusilamientos del 3 de mayo. Fuente: museodelprado.es

Pero la metamorfosis más radical, la que goza de plena vigencia en la actualidad, es la de Pablo Picasso. “No hay un solo elemento que se pueda identificar con Guernica o España, lo que demuestra una gran inteligencia moral por parte de Picasso”, señala el catedrático. Este conjunto de mujeres, niños y animales son, según este experto,  una alegoría de la destrucción de la naturaleza.

Guernica. Fuente: museoreinasofia.es

Guernica. Fuente: museoreinasofia.es

Hasta aquí la historia de tres pintores con tres visiones de la guerra. Como has podido comprobar, el  arte siempre ha sido un arma política y el reflejo de la sociedad en la que se crea, por lo que se aprende mucho de él. Si has llegado hasta esta línea es porque te interesa la Historia del Arte. Me complace comunicarte que encontrarás otros posts sobre esta temática hasta finales de marzo.

Mònica Marhuenda @miramiralls

 

Montparnasse 19

Cartel de Montparnasse 19. Fuente: Filmaffinity.com

La vida que avanza inexorablemente hacia su fin y el apogeo creativo despreciado por la sociedad. Son los males que han sacudido la trayectoria vital de muchos artistas. Una película con estos elementos podría antojársenos tópica, pero Montparnasse 19 no es un biopic convencional. El cineasta francés Jacques Becker convierte los dos últimos años de Modigliani en un poema visual. El lirismo de las declamaciones del pintor se enmarca dentro de una sucesión de planos expresivos, equilibrados y llenos de contraste y fluye delicadamente por la música de Paul Misraki, un tema sencillo cuyas variaciones permiten comprender los cambios de la historia.

Este filme, dedicado a la memoria de quien debía dirigirlo, Max Ophüls, conserva una de sus mayores cualidades: la capacidad de narrar lúgubres realidades con un gran sentido del humor y una exquisita belleza. Tal vez resida ahí su efectividad, en el revés que sufre el espectador, que pasa de estar maravillado ante un amor ideal a tambalearse con la violencia del alcoholismo. La elegancia de los cafés parisinos y el hechizo de esa noche que Maupassant amaba con pasión envuelven la vida del pintor para conducirlo a un trágico final, que Jacques Becker decide narrar sin grandes aspavientos, pero con un golpe de efecto que deja noqueado a quien lo observa.

En estas últimas líneas me gustaría confesar que los ojos sin pupilas de las figuras de Modigliani nunca habían logrado mi empatía. Sus rasgos etruscos, afilados, me repelían como cuchillas. Esta película lo ha cambiado todo. Cuando vuelva a plantarme ante un cuadro de este artista sentiré su autodestrucción, su inspiradora fuerza diluida en pintura.

Si este artículo no te ha convencido para ver esta maravilla del cine este trailer terminará de hacerlo.

 

Mònica Marhuenda @miramiralls

¿Qué sería del mundo sin cultura?

Tal vez, la hipótesis que encabeza este editorial sea imposible de resolver. Imagina por un momento cómo sería un mundo sin cultura. En esa realidad distópica no podrías escuchar la radio por las mañanas, ni deleitarte con la música de su compositor favorito. Tampoco dispondrías de libros, electrónicos o en papel, con los que evadirte mientras viajas en transporte público. Por si esto fuera poco, una vez finalizada la semana laboral no tendrías nada con lo que resarcirte del esfuerzo realizado, ni una sola actividad para desconectar de las prisas del día a día y las frustraciones.

distopia-culture¿Te lo figuras? Un panorama muy poco halagüeño, ¿verdad? Si en la sociedad actual trabajamos para vivir con mejores condiciones y luchamos por disponer de tiempo libre, acabar con estas producciones culturales con las que llenamos nuestra existencia aparece como un acto suicida, ya que supondría aniquilar el espíritu de nuestro tiempo.

Y sin embargo, no son muchos los que aprecian el valor de la cultura. Vivimos en una época de abundancia de información y de sobreproducción de todo tipo de bienes y servicios. Pero las industrias culturales y creativas, aunque atiendan también a la lógica empresarial, no pueden regirse exclusivamente por los parámetros de productividad y rentabilidad inmediata.

El proceso que precede a las creaciones es lento, pues requiere una investigación y experimentación que no se refleja de forma explícita en el resultado final. En este sentido, podríamos sugerir que la cultura se construye mediante técnicas similares a las de los laboratorios y que, al igual que el I+D+i, está relegada a un segundo plano. Esta carencia de medios públicos y la anecdótica presencia de la figura del mecenas en España sitúa a la mayoría de los actores culturales fuera de foco. Este WordPress busca arrojar un haz de luz hacia esta realidad.

Mònica Marhuenda @miramiralls

Soledad

-Perdone, ¿puede enseñarme cómo funciona?

Los labios que han pronunciado esta frase se mantienen ahora cerrados en un amago de sonrisa. Unos centímetros más arriba  los ojos permanecen expectantes, atentos a la joven que los mira. Dos segundos más tarde  se relajan al recibir una respuesta afirmativa.

-¡Claro!

-Son bananas.

-A ver…Pulsa en ‘frutas’, luego le da a ‘banana’ y  por aquí le sale el tíquet.¡Voilà!

-¡Muchas gracias! Ahora ya he aprendido para la próxima vez.

-No hay de qué, que tenga un buen día.

-Igualmente.

La anciana se aleja lentamente por el pasillo mientras la otra compradora la sigue con la mirada. ¡Pobre mujer!¡Debe sentirse tan sola! Sus ojos tristes, incluso suplicantes, la han delatado. Esa conversación ha sido un mero ardid para comunicarse con alguien, para sentirse acompañada por unos instantes.


Sólo cuando observamos a aquellos que nos rodean somos capaces de comprender el mundo en que vivimos. La escena que acabas de leer se repite millones de veces cada día en los países occidentales, en los que envejecer significa dejar de ser productivo. Bajo esta lógica, la sociedad percibe a los ancianos como una carga o, en el mejor de los casos, como personas a las que hay que cuidar. Una concepción negativa y errónea que oculta una gran verdad: los mayores son una fuente de sabiduría. Así lo ven las sociedades indígenas, que consultan a los miembros de mayor edad todas las decisiones relevantes.

¿Por qué no aprendemos de ellos?  El problema de los ancianos en los países occidentales es que la sociedad los empuja a la inactividad y toda persona, independientemente de su edad, ve sus capacidades mermadas cuando considera que no tiene nada que aportar. Un claro ejemplo de ello es la brecha digital, que separa a aquellos que saben cómo funcionan las nuevas tecnologías o aprenden fácilmente a usarlas de aquellos que tienen grandes dificultades para comprender su funcionamiento. Una grieta que se ensanchará cada vez más y alimentará el aislamiento de nuestros mayores, si no hacemos nada para remediarlo.

Mònica Marhuenda @miramiralls

Reporting from the European Parliament in Strasbourg

Last May I took part in the European Youth Media Days, a convention for young journalists from  the European Union that covered 5 main topics: ‘War and peace’, ‘Stagnation or innovation’, ‘Apathy or participation’, ‘Exclusion or access’ and ‘Collapse or success’.

Maria Kroustali and I were in charge of reporting the opening conference. The conclusion was that dialogue is the first step to solve EU problems. Here is my script and Maria’s voice-over.

This one is the second report we elaborated. It was about the refugees’ situation when arriving in Europe.  This work shows how difficult is solving a problem when the most of the members of the European Community refuse acomplishing the quotes established by the agreement. This time, both script and voice-over were done by the whole team.

After two busy days all the reports undertaken in the radio workshop were broadcasted in a final show, where we were honoured by the presence of Maraid McGuinnes, Vicepresident of the European Parliament

This experience was very enriching for me as for my colleagues. I hope that kind of iniciatives could help building a better Europe.

Mònica Marhuenda @miramiralls